Detección de ondas gravitacionais

Experimento LIGO

Hoxe, 11-2-2016, confírmase a existencia de ondas gravitacionais. Un interesante achado para a cosmoloxía que nos permitirá coñecer o que sucedía no Universo instantes despois do Big-Bang. Chegan a nós estas ondas procedentes da fusión de dous buracos negros supermasivos (29 e 36 veces respectivamente a masa do noso Sol) que tivo lugar hai 1300 millóns de anos e que xerou un novo buraco de 62 veces a masa do noso Sol. As 3 masas solares de diferenza (29+36=65;  65=62+3) transformáronse en enerxía. E esta enerxía xerada na colisión propagouse polo espazo en forma de ondas gravitacionais que foron detectadas no LIGO (Observatorio de Interferometría LÁSER de Ondas Gravitacionais, situado en Estados Unidos).

Impression of GW generation

A interferometría LÁSER permite detectar a perturbación que a presenza dunha destas ondas  pode xerar na lonxitude dun túnel polo que circula un feixe de luz LÁSER. A técnica consiste nun feixe LÁSER que é dividido en dous camiños perpendiculares entre sí (dous túneles en forma de L de brazos iguais de 4km de lonxitude). Ao chegar ao final do brazo, cada LÁSER rebota contra un espello e volve.

Tunnel

Detéctase a suma dos sinais procedentes da luz de retorno nos dous brazos. Cando unha onda gravitacional está presente, produce a contracción dun dos brazos, así que a luz procedente dos dous brazos non chega ao detector ao mesmo tempo, e isto produce un sinal diferente no detector, pois os feixes de luz interfiren de xeito distinto. Este sinal é o testigo de que, efectivamente, cambiou a lonxitude dun dos camiños.

Tal como prediciu Einstein no ano 1916, unha onda gravitacional perturba o espazo-tempo, así que pode modificar a lonxitude dun dos túneles polos que circulan os feixes LÁSER. Sabede que esta modificación que a onda gravitacional produce na lonxitude do túnel de 4km é do tamaño da dezmilésima parte do diámetro do núcleo atómico (algo así como o tamaño dun balón de fútbol comparado co da Vía Láctea), pero o detector do LIGO é a ferramenta máis sensible do mundo.

Einstein dicía que os obxectos con masa deforman ao seu paso o espazo e o tempo, como unha bola nunha tela elástica. Esta transformación do espazo fíxose patente no acortamento da lonxitude do túnel do LIGO a causa da presenza dunha onda gravitacional.

Einstein xa predixera a existencia das ondas gravitacionais dentro da súa Teoría Xeral da Relatividade. A cantidade de materia implicada na colisión entre buracos negros produce unha pérdida de masa que se converte nunha altísima cantidade de enerxía (E=mc2), enerxía que despois se propagaría polo Universo en forma de ondas gravitacionais. Estas ondas deformarían o espazo-tempo ao seu paso. Por fin podemos dicir que xa foron detectadas co interferómetro do LIGO.

Ábrese un importantísimo camiño á astronomía e cosmoloxía, pois podemos explorar o Universo non soamente analizando a radiación electromagnética (luz de diferentes lonxitudes de onda) que nos chega, senon tamén a través do estudo destas ondas, cuxo comportamento parece semellante ao das ondas de son. Agora poderemos analizar obxectos distantes que non se poden ver con luz, como os buracos negros, e analizar eventos que non soamente xeran luz, senon tamén ondas gravitacionais.

Aparte de LIGO, este ano comezará a funcionar unha versión mellorada doutro gran observatorio de ondas gravitatorias en Europa: VIRGO. Ademais, tamén lanzouse o LISA Pathfinder, unha misión de demostración para un futuro observatorio espacial deste tipo de fenómenos.

 

O maior avance científico do 2015: CRISPR

Le o interesantísimo artigo da axencia SINC:

“Los biólogos llevan años deseando reescribir a su gusto el mensaje genético del ADN, pero las herramientas disponibles hasta hace poco eran caras y farragosas. Ahora, unas tijeras llamadas CRISPR/Cas9 permiten hacerlo de forma tan sencilla que prometen revolucionar la terapia génica. Hay quienes ya han probado a rediseñar embriones humanos a la carta. La nueva técnica no está exenta de riesgos, tanto técnicos como éticos.

<p>La herramienta es el descubrimiento científico del año según Science. / <a href="http://www.agenciasinc.es/En-exclusiva/PROGRAMADOS/El-sueno-de-editar-el-libro-de-la-vida2" target="_blank">Ilustración</a>: Wearbeard</p>

La herramienta es el descubrimiento científico del año según Science. / Ilustración: Wearbeard

Quienes escriben suelen confesar que pasan casi más tiempo corrigiendo sus obras que escribiéndolas. Que ese es el momento crucial y singular.

Los biólogos admiran el ADN, un libro de instrucciones de aparente sencillez e infinita complejidad. No escribieron nada de él, pero sueñan con editarlo. Ellos también querían su momento singular. Y, posiblemente, acaba de llegar.

La herramienta que puede cambiarlo todo se llama –por ahora– CRISPR/Cas9, y estaba a la vuelta de la esquina, inmersa en muchas de las bacterias que nos rodean. Son unas tijeras de ADN, guiadas por secuencias-lazarillo, que cargan con casi todas las promesas imaginables: mejorar el estudio de enfermedades, tratar directamente el cáncer o el sida, reflotar la terapia génica, mejorar los cultivos transgénicos o diseñar bebés a la carta.

Si el ADN es el libro de la vida, CRISPR es la piedra Rosetta para entenderlo y reescribirlo

Pero las oportunidades engendran conflictos. Uno tiene que ver con la seguridad: todavía no conocemos la verdadera precisión de la técnica. Otro tiene que ver con la ética: los debates sobre la clonación humana o el uso de células madre se antojan pequeños al lado del potencial de la nueva herramienta.

Son tantas las posibilidades y las inmensas preguntas que plantea la nueva edición del genoma, que la revista Science acaba de otorgarle a estas tijeras moleculares el título del avance científico más importante de 2015.

En el año 1987, mientras científicos japoneses estudiaban rutinariamente un gen en una de las bacterias más comunes, advirtieron en su ADN secuencias nunca antes vistas. Estaban formadas por repeticiones de letras separadas por fragmentos únicos, encajados. Cuando publicaron sus resultados, humildemente declararon que desconocían su significado biológico.

Misteriosas secuencias para una revolución

Esas secuencias eran lo que ahora se conoce, con un acrónimo cercano a la onomatopeya, como CRISPR (siglas en inglés de “repeticiones cortas agrupadas regularmente y separadas en forma de palíndromos”). Apenas se les dio importancia hasta que en 2005 se empezó a sospechar que tenían algo que ver con el sistema de defensa bacteriano. Poco después se comprobó su verdadera función: son autovacunas microbianas.

Cuando las bacterias entran en contacto con un virus, introducen parte de su información entre las repeticiones, como una memoria de la infección. Esa información servirá luego de guía a la segunda parte del sistema, las proteínas Cas. Ante la reaparición del virus, las tijeras moleculares Cas se dirigirán a las secuencias víricas, cortarán su ADN y lo destruirán.

Antes, modificar el genoma costaba 5.000 euros y solo servía para unas pocas regiones de ADN; ahora es casi ubicuo y se consigue por 60 euros

Se tardaron veinte años en conocer la función de las misteriosas secuencias, pero el hito decisivo se produjo en 2012, cuando los equipos de las científicas Jennifer Doudna y Emmanuelle Charpentier comunicaron que habían desarrollado un sistema para guiar a Cas9, las tijeras de la bacteria Streptococcus pyogenes, a casi cualquier lugar del ADN. El lazarillo era una pequeña secuencia de ARN.

Después del tijeretazo al ADN, se puede inactivar un gen, modificarlo para introducir o corregir una mutación, regularlo para activarlo o reprimirlo; incluso se puede iluminar. Habían abierto las puertas de la revolución. No en vano por ello recibieron, entre otros premios, el Princesa de Asturias de Investigación Científica y Técnica en 2015. Si el ADN es el libro de la vida, CRISPR es la piedra Rosetta para entenderlo y corregirlo.

Antes de CRISPR, se dedicaban tesis doctorales enteras a alterar un solo gen. Se usaban sistemas donde las guías no eran ARN, sino proteínas que había que diseñar teniendo en cuenta que solo reconocían una región concreta del ADN. Modificar una parte del genoma implicaba una obra de ingeniería particular. “Ahora basta con escribir las veinte letras de un ARN”, asegura a Sinc Sandra Rodríguez Perales, del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), en Madrid. “Además, todas las herramientas y secuencias nuevas se depositan en un repositorio llamado Addgene”.

Lo que antaño podía costar unos 5.000 euros y solo servía para unas pocas regiones ahora es casi ubicuo y “se consigue por 60 euros. Eso ha permitido su enorme expansión. Todos los laboratorios del mundo se están pasando al CRISPR”.

Infografía: José Antonio Peñas, Sinc

Una espiral de investigaciones, aplicaciones y riesgos

Unos meses después del artículo de Doudna y Charpentier, seis trabajos ampliaban su logro. El sistema permitía modificar los genomas de células humanas, plantas, embriones de peces y, por supuesto, bacterias. Y no solo valía en células de laboratorio, también en animales.

Científicos de Boston consiguieron corregir una enfermedad metabólica llamada tirosinemia en ratones ya adultos. Otros, también en ratones, modificaron un gen que causa cataratas. En este caso lo hicieron directamente sobre el zigoto, el momento en el que somos una sola célula. Incluso se han modificado ya embriones de monos. Y, por supuesto, se ha convertido en la gran esperanza de los cultivos transgénicos, ya que su teórica precisión disminuiría los fallos que las técnicas más antiguas asumían.

Hasta ahora la terapia génica corregía genes defectuosos usando virus que metían el gen correcto dentro del ADN. El problema era que no había manera de dirigirlos: entraban por cualquier sitio del genoma y, según donde lo hicieran, podían dar lugar a daños peligrosos. CRISPR no necesita inmiscuirse en el ADN, lo que aumenta mucho la seguridad. Mucho, pero no del todo: ahí está el quid de la cuestión.

El sistema permite estudiar enfermedades que antes apenas podían calibrarse, y generar modelos de laboratorio hasta hace poco inaccesibles. Podría usarse directamente en el tratamiento del cáncer, “para inhabilitar oncogenes”, comenta Rodríguez, o para diseñar a la carta células que destruyan a las tumorales, abriendo las puertas a nuevas formas de inmunoterapia.

Las posibilidades son infinitas: el estudio de fármacos mediante bibliotecas inmensas de mutaciones; la lucha contra el sida, dada su teórica capacidad de detectar el virus y eliminarlo; o la posibilidad de alterar ecosistemas introduciendo en mosquitos cambios que les impidan transmitir enfermedades. Imaginen y posiblemente acertarán.

Sus posibilidades son infinitas: eliminar el VIH, diseñar células que destruyan el cáncer… Imagine y seguramente acertará

Ahora bien, no es completamente preciso. Los principales obstáculos son los efectos off-target, inespecíficos. Según los experimentos, entre el 0,1% y el 60% de las células sufren alguna alteración en regiones indeseadas. En su mayor parte son cambios inofensivos, pero el riesgo existe. “Al ser una herramienta tan potente ha ido todo muy rápido. En investigación es ya una revolución, pero para aplicarlo en terapias clínicas aún se necesita tiempo”, asegura Rodríguez Perales.

Los mayores problemas técnicos vienen de que el ARN guía no es absolutamente específico para la secuencia deseada. “Por eso ahora se investiga qué letras son las más importantes”, comenta la investigadora. También se trabaja en hacer llegar las tijeras de forma más eficiente a los lugares escogidos. A la hora de modificar embriones, surge otro peligro: si la herramienta no es completamente eficaz, puede dar lugar a individuos quimeras, con parte de sus células modificadas y parte no.

Luego están, claro, los problemas éticos. Si tantas alarmas saltaron ante la posibilidad de clonar individuos, o incluso del mero uso de células embrionarias, qué no se puede plantear ante la oportunidad de reescribir intencionadamente un nuevo genoma.

El debate es necesario y debe hacerse rápido. ¿Por qué la prisa? Por ejemplo, porque científicos chinos ya han probado a modificar embriones humanos. Aunque usaron embriones no viables, confirmaron que la posibilidad está abierta y no exenta de problemas: los efectos off-target fueron mayores de lo esperado.

Tras ese experimento, muchos científicos a los que se les pide su opinión lo tienen ya claro: la cuestión no es si nacerá un niño CRISPR o no. La pregunta es dónde y cuándo sucederá.

El primer niño CRISPR y el gran debate

–¿Hasta qué punto cree que la modificación de embriones es inevitable?

­–Es inevitable y se llevará a cabo en algún lugar, dado que no es ilegal en muchos países. Pero es difícil predecir cuándo será o para qué propósito.

Así contestaba Robin Lovell-Badge, investigador en el Instituto Francis Crick de Londres, cuando le preguntaban desde la revista Nature Biotechnology. A la pregunta de dónde será, las apuestas giran en torno a China, India o Japón. Tetsuya Ishii, un experto en bioética japonés, ha estudiado la legislación al respecto en 39 países.

Emmanuelle Charpentier (i) y Jennifer Doudna (d) tras recibir de manos del rey Felipe VI el Premio Princesa de Asturias de Investigación Científica y Técnica 2015

Emmanuelle Charpentier (i) y Jennifer Doudna (d) tras recibir de manos del rey Felipe VI el Premio Princesa de Asturias de Investigación Científica y Técnica 2015

La mayor parte tienen prohibiciones, pero existen grietas. Mientras que Alemania o Inglaterra parecen bastante estrictos, en los Estados Unidos sería necesario que fuera aprobado previamente, y nadie lo ha solicitado aún. Argentina o Rusia son más ambiguos, pero la puerta se abre en Oriente. Allí solo existen recomendaciones no vinculantes. Además, “tienen los mayores números de clínicas de fertilidad en el mundo”.

La edición de embriones podría dar lugar a una selección genética con ventajas solo accesibles para aquellos que se lo pudieran permitir

–¿Hasta qué punto cree que la modificación de embriones es inevitable?

–La pregunta es cuándo sucederá, no si sucederá. Nuestra especie no se detendrá ante nada a la hora de intentar mejorar rasgos que considera positivos y de eliminar enfermedades o rasgos que considere negativos en su descendencia.

Así contestaba a la misma pregunta el siempre contundente Craig Venter, uno de los impulsores privados del proyecto Genoma Humano. La decisión no implica solo la prevención de enfermedades hereditarias vinculadas a un único gen.

También incluiría la posibilidad de alterar múltiples genes para reducir el riesgo de alzhéimer o diabetes; incluso la de modificar la altura, la apariencia y la inteligencia. Y podría dar lugar, en última instancia, a una selección genética basada en la economía, a un clasismo genético con ventajas solo accesibles para aquellos que se lo pudieran permitir.

El profesor de genética en la Escuela de Medicina de Stanford Hank Greely rebaja la urgencia y la distopía. “Hay muy pocos casos en los que los beneficios médicos no puedan lograrse mediante un correcto diagnóstico preimplantacional. Y, en términos de mejora, estamos tan lejos de conocer y entender los genes ‘mejoradores’, que los beneficios en este momento serían despreciables”, asegura.

En cualquier caso, hay ya muchos científicos que piden una pausa hasta que se llegue a un acuerdo global. Hay quien clama por un nuevo momento Asilomar, como la serie de reuniones que tuvieron lugar en California en 1973, cuando comenzaba la tecnología del ADN recombinante y los ensayos genéticos en microorganismos. De ellas surgieron algunos protocolos de seguridad que muchos países adoptaron.

Precisamente, en diciembre de 2015 algunos de los mayores expertos se han reunido en Washington para valorar pros y contras, y sus principales conclusiones se publicarán en 2016. De momento, un resumen de ellas aboga por la prudencia: no se debe frenar la investigación y, si no afecta a los embriones, la regulación deberá ser similar a la que sigue la terapia génica. Por el momento, están en contra de la manipulación de embriones, tanto por el riesgo técnico como por las implicaciones éticas.

¿Es solo labor de los científicos legislar sobre el uso de CRISPR?

No lo cree así Daniel Sarewitz, de la Universidad de Arizona. En la revista Nature, opinaba que “la idea de que los riesgos, los beneficios y los retos éticos de estas tecnologías emergentes es algo que tienen que decidir los expertos resulta desacertada, fútil y contraproducente. Subestima las fuentes democráticas que mantienen la vitalidad de la ciencia y el poder de la deliberación.Y provocará una mayor deslegitimación y politización de la ciencia en las sociedades modernas”.

Para Sarewitz “no hay manera de captar toda la complejidad de estos asuntos desde una perspectiva científica”. Además, “siempre hay disponibles expertos que apoyen preferencias opuestas”.

La prohibición frenaría la investigación de calidad y fomentaría las prácticas clandestinas

Mientras, los científicos opinan. Para George Church, genetista en la Escuela de Medicina de Harvard, los riesgos son mínimos. Afirma que antes de nacer “los hijos tampoco dan permiso a los padres para que estos se expongan o no a agentes mutagénicos como la quimioterapia o el alcohol”, ni después “para alterarles sus mentes con reglas y escuelas, que pueden ser transmitidas durante muchas generaciones sin modificar el ADN, y a veces son más difíciles de revertir”. Asegura que la prohibición podría frenar la investigación de calidad y fomentar las prácticas clandestinas.

Jennifer Doudna, la coinventora de la técnica, cree que una prohibición completa, aparte de ser inviable, pondría freno a la investigación de futuras terapias. Sin embargo, mucho más cauta, afirma que la edición genética de embriones humanos “no debería hacerse de momento, en parte por las desconocidas consecuencias sociales, pero también porque la tecnología y nuestro conocimiento del genoma humano no están listos para hacerlo de forma segura”.

Una opinión compartida por Guoping Feng, neurocientífico en el Instituto de Tecnología de Massachussets: “Todavía no es el momento de la manipulación genética de embriones”, comenta. “Si hacemos algo incorrecto podemos mandar un mensaje equivocado a la sociedad, que no apoyará este tipo de investigación científica nunca más”.”

Premio Nobel de Medicina 2015

Esta entrada do blog de Francisco Villatoro, colaborador de Naukas, explica as investigacións que levaron á concesión do Nobel de medicina 2015:

Premio Nobel de Medicina 2015: Campbell, Omura y Tu por ayudar a la salud de los países pobres

5OCT150 Comentarios

Dibujo201401005 tu - Campbell - Omura - medicine nobel prize 2015

El Premio Nobel de Medicina 2015 ha sido otorgado a tres expertos en enfermedades parasitarias de países pobres que han influido en la salud de más de 3400 millones de personas. La Dra. Youyou Tu (1930), China, ha recibido la mitad del premio por su tratamiento contra la malaria basado en la artemisina. Los Dres. William C. Campbell (1930), irlandés afincado en EEUU, y Satoshi Ōmura (1935), Japón, han recibido sendas cuartas partes por sus terapias contra infecciones causadas por nemátodos parásitos. Mucha gente les debe su salud y calidad de vida, por ello el premio es muy merecido.

Me alegra mucho que la Dra. Tu haya recibido la mitad del premio. Como sabes, predije que este año sería el de los premios científicos a mujeres. Hoy empieza bien. Más información sobre el premio en el Anuncio Oficial, la Nota de Prensa, la Información Avanzada. Por cierto, la historia del descubrimiento de la Dra. Tu (el Proyecto 523 del Gobierno Chino en plena guerra del Vietnam) es realmente apasionante, como nos contaba David Sucunza Sáenz, “Artemisina, el inesperado regalo de Mao,” Jot Down, 31 Ago 2013. William Campbell, ha sido investigador de una farmacéutica (Merck) durante toda su vida profesional, y Satoshi Omura y Youyou Tu son resultado del éxito de la búsqueda de nuevos fármacos entres los principios activos de productos naturales, microorganismos y plantas medicinales, como nos recuerda Javi Burgos ‏@Javisburgos en Twitter.

En español hay muchas fuentes: “El Nobel de Medicina premia nuevos hallazgos en malaria y otras infecciones parasitarias,” Agencia SINC, 05 Oct 2015; Antonio Martínez Ron, “Nobel de Medicina 2015 a la lucha contra las enfermedades parasitarias,” Next, Voz Pópuli, 05 Oct 2015; Isabel F. Lantigua, “Los cuidadores de los pobres,” Salud, El Mundo, 05 Oct 2015; Nuño Domínguez, “El Nobel de Medicina premia terapias contra la malaria y otros parásitos,” Materia, El País, 05 Oct 2015; y muchos más.

Dibujo201401005 elephantiasis - river blindness - malaria - tu - Campbell - Omura - medicine nobel prize 2015

La malaria es una enfermedad contagiosa producida por un parásito unicelular llamadoPlasmodium (hay cinco especies siendo el más mortífero el P. falciparum). Documentada en Egipto y en China hace más de cuatro mil años, está enfermedad es transmitida por las hembras de los mosquitos del género Anopheles (el británico Ronald Ross recibió el Premio Nobel de Medicina en 1902 por descubrir este vector). Según la OMS en 2014 hay ~3400 millones de personas con riesgo de infección en el mundo; en 2013 se contabilizaron unos 198 millones de casos de malaria en el mundo que acabaron con la muerte de unas 584.000 personas (~90% de ellas en África y ~78% en niños de menos de 5 años).

Para evitar el contagio de la enfermedad se propuso usar DDT para luchar contra su vector, lo que llevó a que el suizo Paul Herman Müller recibiera el Premio Nobel de Medicina en 1948. Por desgracia los mosquitos desarrollaron resistencia contra el DDT y este insecticida fue prohibido por su impacto en el medio ambiente. El resultado fue un incremento de los casos de malaria en el mundo en la década de los 1960. La Dra. Tu, experta en medicina tradicional china, lideró el grupo de investigación que descubrió un fármaco llamado artemisina que se podía extraer de la planta Artemisia annua. Este descubrimiento fue inspirado por textos de medicina tradicional china del siglo IV de nuestra era (una receta de Ge Hong para usar jugo de Artemisia contra la malaria).

Dibujo201401005 artemisinin molecule - artemisia plant - malaria - tu - medicine nobel prize 2015

El francés Charles Laveran recibió el Premio Nobel de Medicina en 1907 por descubrir parásitos en los glóbulos rojos de los pacientes con malaria y proponer el uso de la quinina para luchar contra dichos parásitos. Sin embargo, la gran revolución en el tratamiento de esta enfermedad llegó gracias a la artemisina, que ha reducido de manera drástica la mortalidad por malaria en todo el mundo. In vitro sus resultados son espectaculares (mata al 100% de los parásitos). Aunque todavía no se conoce en detalle el mecanismo de acción de este principio activo, se cree que intervienen las 13 proteínas de Kelch (mutaciones en estas proteínas protegen de la artemisina a los parásitos). Gracias a la artemisina y otros fármacos similares se ha reducido la incidencia de la malaria en un 47% entre 2000 y 2013, y en un 54% en África.

Dibujo201401005 satoshi omura searched novel strains of streptomyces avermitilis - omura - medicine nobel prize 2015

El trabajo de los otros dos premiados se centra en enfermedades cuya causa son nemátodos parásitos. Por un lado, la ‘ceguera de los ríos’ (oncocercosis) una enfermedad parasitaria crónica causada por el nemátodo Onchocerca volvulus y transmitida por varias especies de moscas ha llegado a ser la segunda causa más importante de ceguera en el mundo. Y por otro lado, la filariasis linfática, más conocida como elefantiasis, una enfermedad tropical producida por la transmisión de unos parásitos denominados filarias a través de los mosquitos.

Para el tratamiento de este tipo de enfermedades asociadas a los países pobres el japonés Satoshi Ōmura buscó sustancias bioactivas en muestras del suelo y aisló un nuevo microorganismo llamado Streptomyces avermitilis con una fuerte actividad antiparasitaria. El principio activo responsable, la avermectina, fue identificado y caracterizado por William C. Campbell. Hoy en día se usa un derivado llamado ivermectina en el tratamiento de la ‘ceguera de los ríos’ y de la elefantiasis. En cierto sentido estos trabajos continúan la saga iniciada por Alexander Fleming con el descubrimiento de la penicilina en un hongo y de Ernst Chain y Howard Flory que aisló su principio activo (los tres recibieron un tercio del Premio Nobel de Medicina de 1945).

Dibujo201401005 william campbell - ivermectin - campbell - medicine nobel prize 2015El trabajo de Campbell para la empresa Merck (en el Merck Shape and Dome Research Laboratories, MDRL) se inició tras un encuentro con Ōmura. Los trabajos se orientaron a hacia una modificación química de la arvemectina llamada ivermectina, con un efecto antiparasitario mucho más eficaz. Las primeras pruebas en humanos datan de 1977. Aunque los detalles del modo de acción de la ivermectina todavía no se conocen, se cree que inhibe a los receptores del glutamato y de GABA en los canales iónicos de cloro de las células nerviosas. Esta inhibición favorece la permeabilidad de las membranas celulares a los iones de cloro lo que resulta en una hiperpolarización de la célula que da lugar a una parálisis muscular en el nemátodo y a la muerte del parásito.

Hoy en día, la ivermectina es un tratamiento de gran eficacia que han recibido más de 200 millones de personas gracias a las iniciativas de colaboración entre la OMS y la farmacéutica Merck. Los descubrimientos de la avermectina y de la artemisina han revolucionado el tratamiento de las enfermedades parasitarias que afectan sobre todo a los países más pobres. Los descubrimientos de los premiados con el Nobel de Medicina de 2015 han tenido un enorme impacto en la salud a nivel global y sus beneficios para toda la humanidad son inconmesurables.

Os microscopios de van Leeuwenhoek

O seguinte artigo foi extraído da web da revista “Investigación y Ciencia“:

¿Cuántos microscopios originales de Leeuwenhoek existen?

Antonie van Leeuwenhoek (1632-1723) fue un comerciante de telas holandés aficionado a tallar lentes, pero ha pasado a los libros de historia como el padre de la microbiología, por sus excepcionales observaciones del mundo microbiano a través de unos sencillos microscopios que él mismo se construía. Sus descripciones sobre la maravillosa vida microscópica que se esconde en una gota de agua fueron recibidas al principio con escepticismo por muchos científicos de la época, incluso de la prestigiosa Royal Society londinense. Leeuwenhoek fue la primera persona que vio bacterias.

En realidad Leeuwenhoek no inventó el microscopio. Probablemente fue otro holandés Zacharias Janssen (1588-1638) quien construyó el primer microscopio compuesto de dos lentes, que consistía en un simple tubo de unos 25 cm de longitud y 9 cm de ancho con una lente convexa en cada extremo. Estos microscopios eran en realidad una lupa capaz de conseguir unos pocos aumentos.

Microscopio de JanssenMicroscopio de Jenssen.

El inglés Robert Hooke (1635-1703), contemporáneo de Leeuwenhoek, publicó en 1665 el libro Micrographía, donde describía las observaciones que había llevado a cabo con un microscopio compuesto diseñado por él mismo de unos 30 aumentos. Este libro contiene por primera vez la palabra célula. Hooke descubrió las células observando en su microscopio una lámina de corcho, dándose cuenta de que estaba formada por pequeñas cavidades poliédricas que recordaban a las celdillas de un panal.

Microscopio de Hooke

Microscopio de Hooke (dibujo original del propio Hooke).

Sin embrago, el microscopio de Leeuwenhoek era distinto. Consistía en una pequeña lente biconvexa montada sobre una placa de latón, que se sostenía muy cerca del ojo. Las muestras se montaban sobre la cabeza de un alfiler que se podía desplazar mediante unos tornillos que permitían enfocar. En realidad el microscopio de Leeuwenhoek era una simple lupa, pero de exquisita calidad, con la que podía alcanzar hasta 200 aumentos.

Microscopio de Leeuwenhoek

Microscopio de Leeuwenhoek (copia).

Leeuwenhoek descubrió por primera vez lo que él llamaría “animálculos“, y que en realidad hoy sabemos que son protozoos y bacterias. Fue el primero en ver los glóbulos rojos y los espermatozoides. Sus dibujos de bacterias publicados en 1684 son de una excelente calidad y nos permiten reconocer varios tipos de bacterias frecuentes: bacilos, cocos, grupos de cocos, etc.

Dibujos de Leeuwenhoek

Dibujos originales de Leeuwenhoek.

Se calcula que cuando Leeuwenhoek murió había unos 500 ejemplares de sus microscopios, que él y solo él construyó (1). Sin embargo, hasta hace poco se pensaba que hoy en día solo quedaban 8 ejemplares que se consideran auténticos (copias de los originales hay muchas, pero auténticos solo 8, … y quizás un par más, como veremos más adelante): seis de ellos son de latón y dos de plata, y tienen entre 68 y 266 aumentos. Siete de ellos están en museos y uno en una colección privada. En 2009 salió a subasta en la famosa galería Chisties’s un microscopio de Leeuwenhoek original de plata que se vendió por 321.237,50 libras. Sin embargo, este microscopio está en paradero desconocido.

Los 10 microscopios de Leeuwenhoek

Los 10 microscopios originales de Leeuwenhoek, según referencia (1). Existe un microscopio en el museo Royal Antwerp Zoological Society, pero según Brian J. Ford se trata de una copia antigua (2).

Leeuwenhoek fue muy celoso con sus microscopios. No compartió con nadie su forma de pulir o tallar las lentes y no dejó ninguna indicación sobre sus métodos de fabricación. Probablemente destruyó muchos de sus microscopios. Nunca vendió ninguno. La ciencia tardó casi 200 años en volver a desarrollar una técnica equivalente. Se cree que regaló dos a la Reina María II de Inglaterra, pero nunca se han encontrado dichos microscopios. A su muerte, legó 26 microscopios a la Royal Society que nunca fueron utilizados y que, un siglo más tarde, se habían perdido, probablemente en un incendio.

El misterio del microscopio encontrado en el lodo

Pero, ¿hay más microscopios de Leeuwenhoek por ahí fuera? Según Brian J. Ford, uno de los mayores expertos del mundo en el tema, en los últimos meses han aparecido dos más (2). Uno de ellos, todavía en estudio, ha aparecido para su venta de nuevo en la galería Christie’s. El otro tiene una historia todavía más curiosa. En diciembre de 2014 aparece para la venta en eBay un lote por 99 dólares de algunos “utensilios médicos” y un par de monedas viejas encontrados en los lodos de los canales de Delft (ciudad holandesa de donde era original Leeuwenhoek). En los años 80 se drenaron y limpiaron los canales y todo el barro y el lodo acabó en unos parques. Algunos coleccionistas amateurs se dedican a tamizar los lodos y buscar piezas antiguas. Entre las piezas aparece un utensilio que bien podría tratarse de un microscopio como los de Leeuwenhoek. Un coleccionista español se hace con el lote por un precio final de 1500 euros. Los análisis que ha llevado a cabo Brian J. Ford (3) en el laboratorio Cavendish de la Universidad de Cambridge demuestran que este microscopio encontrado en los lodos de Delft es indistinguible de los originales.

Utensilios médicos de los lodos de Delft

Fotografía de los “utensilios médicos” y monedas viejas encontrados en los lodos de los canales de Delft y subastados en eBay. En el centro se observa el microscopio de Leeuwenhoek, cuya placa había sido rotada 90 grados. Referencia (2).

Por tanto, de aquellos 500 parece que solo han llegado a nuestros días 10. El último encontrado entre el barro y los lodos de los canales de Delft. Mucha gente tira al río o a los canales cosas que le sobran, unas monedas, unas llaves… quizá hace unos cientos de años fue el propio Antonie van Leeuwenhoek quien se deshizo de algunos de sus microscopios. Quizás ahora comience una auténtica “fiebre del oro” entre los coleccionistas para encontrar nuevas reliquias del padre de la microbiología.

Lo que vio Antonie van Leeuwenhoek a través de su microscopio. Vídeo (2:02) realizado por Lesley A. Robertson con una replica del microscopio de Leeuwenhoek.

(1) van Leeuwenhoek microscopes-where are they now? Robertson, L.A. 2015. FEMS Microbiology Letters, 362 (9): fnv056. doi: 10.1093/femsle/fnv056.

(2) Deepening mystery of the disappearing microscope. Brian J. Ford. 2015. Laboratory News (February).

(3) The mystery of the microsocope in mud. Brian J. Ford. 2015. Nature 521: 423.

Artículos relacionados

50 importantísimos investigadores españois

  • O seguinte artigo de Alberto García (3/2/2015) está tomado da web tambiensomosasi.com. Trátase dunha fantástica recoplilación da actividade científica de españois internacionalmente recoñecidos.

Los investigadores españoles son una referencia en todo el mundo. Ya sea en el campo de la medicina, la biología, la astrofísica o incluso la ciencia del vino, nuestros científicos destacan por su trabajo y sus descubrimientos que de forma habitual aparecen en publicaciones de referencia como Science o Nature. Por todos ellos hoy dedicamos el espacio de También Somos Así a conocer a 50 españoles líderes en el mundo de la investigación científica.

  1. Joan Massagué:  es uno de los investigadores más prestigiosos a nuvel mundial en el origen de las metástasis del cáncer.
  1. Mariano Barbacid:  destacado bioquímico y oncólogo español biología molecular, cuyo equipo de trabajo consiguió aislar por primera vez un gen oncogénico en un tumor humano
  1. Juan Carlos Izpisua: bioquímico y farmacéutico español, experto encélulas madre, dirigió el equipo que consiguió convertir células madre a células del riñón.
  1. Margarita Salas. Una de las investigadoras españolas con mayor reconocimiento, en especial en el campo de la bioquímica y de la biología molecular.
  1. Valentin Fuster: famoso cardiólogo español que hace pocos días se ‘convirtió’ en una app que explica al usuario los riesgos que acechan al corazón y cómo evitarlos.

1422534637_227385_1422534777_noticia_normal

  1. Adolfo Garcia Sastre: virólogo burgalés cuyas publicaciones (más de 300) han estado orientadas hacia labiología y patogénesis de los virus RNA.
  1. Rafael Yuste:  neurobiólogo español encargado de ‘descifrar’ en los próximos años el mapa de toda la actividad cerebral
  2. Juan Luis Sanz:  paleontólogo y  divulgador científico  español especializado en el estudio de los  dinosaurios: “las aves son dinosaurios especializados en el vuelo“.
  3. Maria Blasco: científica española especializada en los telómeros y la telomerasa, en el proceso de envejecimiento de las células.
    1391780292251
  4. Carlos López Otín: habla sobre la lógica molecular del cáncer como un conocimiento necesario para curar enfermedades.
  5.  Begoña Sot. Es investigadora del Instituto Madrileño de Estudios Avanzados de Nanociencia (IMDEA – Nanociencia), centrada en el estudio de la estructura de las proteínas implicadas en las enfermedades neurodegenerativas como el alzhéimer o el párkinson.
  1. Manuel Serrano marugán:  Jefe del grupo de supresión tumoral del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas. Entre sus trabajos está la modificación genética de un ratón para hacerlo resistente al cáncer.
  1. Simón Méndez-Ferrer: investigador del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC), destaca su estudio que propone una nueva forma de estudiar las células madre.
  1. Óscar Fernández-Capetillo: investigador del  Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), buscando la relación entre el cáncer y el envejecimiento.
  1.  Rocío Sotillo: investiga cómo aparecen cánceres que aparentemente habían respondido bien al tratamiento y su relación con la inestabilidad cromosómica.
  1. José Luis Garcí­a Pérez: investigador del centro GENYO, reconocido como uno de los futuros líderes científicos del mundo.
  1. Luis Oro: uno de los mejores químicos del mundo, además de ser uno de los científicos más citados.
  1. Manuel Aguilar: director del Departamento de Investigación Básica del Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas ( CIEMAT)
  1. Francisco Sánchez Madrid: inmunólogo de la Universidad Autónoma de Madrid, al frente del proyecto GENTRIS, relacionado con la investigación de la modulación de la respuesta inmunitaria.
  1. Carlos Duarte: investigador del Instituto Mediterráneo de Estudios Avanzados
  1. Josep Domingo-Domenech: oncólogo.
  1. Carlos Cordón-Cardohan: jefe de departamento de Patología.

Estos dos últimos, juntos descubrieron un mecanismo que permitirá atacar a las células madre tumorales, consideradas «el talón de Aquiles» del cáncer.

  1. Juan Luis Arsuaga: catedrático de Paleontología de la Universidad Complutense de Madrid y director del centro USM-ISCIII de Evolución y Comportamiento Humanos.
  1. Ignacio Cirac: uno de los mayores expertos mundiales en computación cuántica, ganador de un Premio Wolf. 
  1. Juan Bisquert: catedrático de Física Aplicada de la Universitat Jaume I (UJI) de Castellón, ha sido seleccionado para formar parte de la lista de Highly Cited Researchers, que identifica a los 3.000 investigadores contemporáneos más influyentes del mundo. Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica y Doctor Honoris Causa de la Jaume I.
  1. Avelino Corma: químico español, fundador y exdirector del Instituto de Tecnología Química, premio Príncipe de Asturias de Ciencia 2014, bautizado como “El Midas español de la Química
  1. José Manuel García-Verdugo: especializado en enfermedades neurodegenerativas  como el alzhéimer, contribuyó a cambiar la idea de que después del nacimiento no generamos nuevas neuronas.
  2. Hermenegildo García: Universidad Politécnica de Valencia,  investiga sobre cómo descontaminar el planeta a través de la fotoquímica. 
  1. David Posada: biologo evolutivo de la Universidad de Vigo que estudia las células tumorales. 
  1. Miguel Yus Astiz: Químico participante en el proyecto para explorar las propiedades del ácido oleico -ingrediente clave del aceite de oliva- para el tratamiento del cáncer o el alzheimer.
  1. Luis Martín Moreno: Físico que investiga cómo utilizar materiales estructurados en la escala de los nanómetros (millonésimas de milímetro) para controlar el flujo de la luz.
  1. Elías Campo: Jefe de Sección del Departamento de Anatomía Patológica del Hospital Clínico y Provincial de Barcelona, Campo fue co-director del proyecto español que consiguió secuenciar el genoma completo de la leucemia linfática crónica.
  1. Roberto Solano: botánico del Centro Nacional de Biotecnología del CSIC, uno de los científicos más citados del mundo.
    Solano
  2. Hermenegildo García Gómez: Catedrático del Departamento de Química de la UPV e investigador del ITQ.“Toda la población está expuesta al consumo de trihalometanos”
  3. Ismael Rafols: Investigador del Instituto de gestión de la innovación y del conocimiento Ingenio (CSIC-UPV).
  1. José Javier Bravo-Cordero, investigador español en el Albert Einstein College of Medicine de Nueva York en la búsqueda de nuevos tratamientos para combatir la metástasis del cáncer.
  1. Sergio Rossi: combina divulgación científica y literatura
  1. Albert Quintana, siete años en EEUU, vuelve a España con una prometedora investigación sobreenfermedades raras.
  1. Miguel García-Sanz. Consigue ver el “esqueleto” del coral a través de la Tomografía

2c2e2b2ae20ebdf2d6d1af66d62cd060

  1. Francisco Gálvez. Tras fundar una aplicación para Android con una colección de más de 40 huellas de aves, este biológo de Écija también ha participado en la creación de un museo virtual, el Museo Virtual de la Vida
  1. Bruno Sánchez-Andrade. El científico de datos que se atrevió a dar una conferencia en el foro de Davosvestido con el traje típico Asturiano.
    thumb
  1. Antonio Caruz, está al frente de una investigación sobre los genes que ejercen una barrera contra la infección del VIH.
  1. Antoni Ribas, investiga métodos alternativos a la qumioterapia para el tratamiento contra el cáncer, como la inmunoterapia.
  1. Francisca Martínez es geóloga e investigadora del Instituto Andaluz de Ciencias de la Tierra, y participa en unestudio sobre el clima en la cuenca mediterránea durante los últimos 20.000 años.
  1. Javier Tamayo, investigador del Instituto de Microelectrónica de Madrid (CSIC), desarollando unosnanosensores biológicos que son capaces de detectar tumores a partir de la sangre.
  1. Jesús Ibáñez. Con más de 30 artículos publicados en revistas científicas, este científico del Instituto Andaluz de Geofísica destaca por sus investigaciones sobre la Antártida.
  1. Rafael Pablo Lozano. El investigador del Museo Geominero de Madrid que ha recuperado un fragmento de“Zaragoza”, el meteorito maño. Su misión es recuperar los meteoritos españoles para conservarlos y estudiarlos.
  1. Nadia Mercader. Le encanta trabajar con peces, en concreto para estudiar la regeneración del tejido cardiaco tras los infartos de miocardio y como evitar las cicatrices que se producen en el tejido del corazón tras un infarto.
  1. Celia Sánchez Ramos: investigadora del campo de las Ciencias de la Visión, reconocida por la patente de las lentes de filtro óptico amarillo, que suponen un cambio de paradigma de la óptica refractiva a la óptica preventiva. Es la primera Doctora en Ciencias de la Visión y Medicina Preventiva de España.
  2. Teresa Nieves Chinchilla. Destaca por su investigación en el ámbito espacial, y por su trabajo en la NASA centrado en los procesos físicos que provoca el sol en nuestra vida. 
    Captura de pantalla 2015-02-03 a las 18.37.01

Estos son solo 50 de los cientos de científicos españoles que destacan por sus investigaciones en todo el mundo. No dudes en descubrirnos talentos en la investigación científica, dejando un comentario en este blog o a través de Twitter (@tambiensomosasi)”.

As fallas en Galicia xa teñen data: 308 millóns de anos

  • Neste artigo, tomado da web G-ciencia podedes ler como os científicos acaban de datar as fallas galegas a través dos isótopos radiactivos:

Unha investigación internacional conclúe que as fallas galegas datan da formación do supercontinente Panxea e das actuais montañas

A finais do Devónico e ao longo do Carbonífero, o solo de Galicia revirouse para formar as súas principais montañas. Os grandes continentes primitivos, como Euramérica Gondwana, uníronse para formar Panxea, o continente único que máis tarde se separaría para debuxar o mapa do mundo actual.
Agora, un estudo internacional datou as fallas do terreo en Galicia e todo o Oeste da península Ibérica. E a data encaixa co momento en que se creou o principal da orografía galega. A cifra é moi exacta: hai 308 millóns de anos.

Cun sofisticado sistema de isótopos, os científicos dataron as fallas coruñesas de Punta Langosteira e de Malpica de Bergantiños. Ambas as dúas formáronse hai pouco máis de 300 millóns de anos, cando aparecen en terra firme os primeiros réptiles e a paisaxe vexetal está formada por grandes árbores como o lepidodendron, de máis de 40 metros de altura.

As mostras xeolóxicas, recollidas pola Universidade de Salamanca nesta provincia e tamén en Zamora, A Coruña e Portugal, viaxaron decenas de miles de quilómetros por varios países do mundo para descubrir a idade das fallas desta zona. Segundo un estudo, coincide co pregamento do terreo coñecido como Oróxeno Varisco, que afectou ao oeste da península e fixo xurdir as cordilleiras actuais.

Os datos foron publicados na revista científica Tectonophysics, e o xeólogo Gabriel Gutiérrez-Alonso, amósase satisfeito desta datación: “Hai grandes fracturas que percorren o oeste da península ibérica que tiñan unha idade non determinada. Neste traballo datámolas e comprobamos que son coetáneas do pregamento que sufriu esta zona e cuxo resultado son as rochas actuais”, explicou o científico a axencia Sinc.

A datación foi posible ao calcular a súa idade mediante o seu “reloxo isotópico“, é dicir, usando isótopos de potasio e argon do mineral mica moscovita que actúan como reloxos.

O reloxo de isótopos permitiu datar as rochas en laboratorios de Canadá e Australia.

O curioso é que as mostras destes cinco enclaves peninsulares tiveron que viaxar miles de quilómetros para obter os resultados. En Adelaida (Australia) foron seleccionados os minerais, de alí trasladáronse a Ontario (Canadá), onde se introduciron nun reactor nuclear durante máis de 30 horas e volveron a Australia para ser analizadas nos laboratorios da Curtin University de Perth (Australia) polo investigador Fred Jourdan mediante o quentamento nun sofisticado láser ata a súa fusión.

Aínda que as fallas se adoitan asociar a terremotos, “as que recolle este estudo encóntranse totalmente inactivas”, afirma o experto. De feito, a actividade sísmica do noroeste da Península, que é moi escasa, está determinada por outras fracturas do terreo. En Galicia, a actividade principal está en fallas máis modernas situadas no triángulo de Triacastela.

Ademais dos científicos australianos e canadenses, tamén colaboraron investigadores de Filadelfia (Estados Unidos) e, por parte española, a Universidade Complutense de Madrid e o Instituto Xeolóxico e Mineiro de España (IGME). En total, oito xeólogos de cinco países están involucrados neste estudo que supón un dos últimos resultados dentro de dous proxectos de investigación sobre o Oróxeno Varisco. Cando se formou Panxea, o continente único, e boa parte das montañas que hoxe existen en Galicia e o mundo”.

“A guerra das correntes: Edison frente a Tesla”

Aquí tedes a interesante historia do descubrimento da corrente alterna no referente ás relacións profesionais entre Edison (introdutor da corrente continua nas rúas e casas) e Tesla (inventor da corrente alterna). Neste vídeo: “Nikola Tesla: la utopía eléctrica”, emitido no programa de rtve “La aventura del saber” desenvólvese  tamén este tema.

Estoutro vídeo tamén ilustra o conflito entre Edison e Tesla:

O “Teslablog” foi galardoado cunha mención de Honor na categoría de Traballos de divulgación científica no certame Ciencia en Acción 2013. Nel preténdese comunicar todo legado deste inxenioso científico e inventor.

A seguinte entrada pertence ao estupendo blog de divulgación Scientia:

La Guerra de las Corrientes:  Edison frente a Tesla

Electrocuciones de elefantes, caballos, perros e incluso de personas. Todo valía en la denominada “Guerra de la Corrientes”.

Hoy presentamos en Scientia una de las luchas más feroces que han ocurrido en la historia de la ciencia: Edison contra Tesla…la era de la energía eléctrica.

Cuando se nos habla de electricidad a todos se nos viene a la cabeza el nombre de Edison y prácticamente a nadie el de Tesla…pues atentos a lo que vamos a contar en el primer capítulo de la serie “El lado oscuro de la Ciencia”.

La introducción de la electricidad para el uso doméstico fue llevada a cabo a principios de la década de 1880 por el famoso inventor y empresario Thomas Alva Edison. Mediante pequeñas centrales eléctricas iluminaba calles y hogares de pequeñas zonas de Nueva York. Sin embargo, la gran fortuna que Edison generó mediante el uso de la corriente continua empezó a tambalearse en 1888 cuando comenzó a desarrollarse una tecnología muy superior basada en la corriente alterna.

Edison no se quedó con los brazos cruzados y lanzó una de las campañas más violentas que se recuerdan para desprestigiar a su rival, el serbio Nikola Tesla.

Curiosamente, este inventor serbio, un tipo excéntrico donde los haya, llegó a Estados Unidos en 1884 con 28 años después de trabajar en compañías eléctricas y telefónicas europeas para trabajar junto a Edison.

Tesla llegaba con una carta de recomendación del gran inventor Chales Batchelor que decía:“Querido Edison: conozco a dos grandes hombres y usted es uno de ellos. El otro es este joven”…y esto a Edison ya empezó a no gustarle.

Sus ideas eran brillantes pero necesitaba el apoyo de Edison para llevar a cabo el desarrollo de la corriente alterna. Edison vio claramente el futuro de esta nueva tecnología pero había invertido tanto dinero en el desarrollo de lacorriente continua que se negaba a darle la razón aTesla.

Después de casi un año en el que Teslaproporcionó patentes a Edison, este último decide no pagarle los 50.000 dólares prometidos al principio alegando que se trataba de una broma y diciéndole, literalmente: “Cuando llegues a ser un norteamericano cabal, estarás en condiciones de apreciar una buena broma yanqui”…Es más, también se negó a subirle el sueldo a 25 dólares semana …y despertó a la fiera balcánica.

Tesla continuó con sus revolucionarias ideas para desarrollar la corriente alterna que le permitían no solo transmitir la electricidad a tensiones muy elevadas y a mayor distancia, sino con una eficacia muy superior y empleando hilos más finos que los que usaba Edison con su corriente continua. Además, al tender cables más finos se necesitaba menos cobre y menos estaciones por lo que la corriente alterna era mucho más económica.

Rápidamente Tesla vendió sus patentes al inventor y empresario George Westinghouse, que comenzó a vender la corriente alterna de forma tan agresiva que el “bueno” de Edison vio como su imperio se desmoronaba inició el contraataque…y de qué forma.

La peligrosa instalación de algunas líneas llevó a que ocurrieran algunos desgraciados accidentes. Esto lo aprovechó Edison que, con un gran dominio de las técnicas de marketing y manipulación, confundió a la opinión pública que desconocía los principios fundamentales de la “nueva electricidad”. Titulares periodísticos como “Nuevo cadáver en los cables” alarmaron a la población…y apareció el cuarto implicado en esta historia.

Harold Brown, antiguo trabajador de Edison, puso en marcha un horripilante programa de experimentos y demostraciones para apoyar la corriente continua de Edison y desprestigiar las ideas de Tesla…atentos.

En primer lugar electrocutó a diversos perros con corriente continua demostrando que sobrevivían a tal disparate…y luego hizo lo mismo con corriente alterna…hasta matarlos.

Como el susodicho no estaba contento con los resultados obtenidos dio un siguiente paso. Torturó un perro de Terranova con leves chispazos de corriente continua y luego lo remató con corriente alterna…sí, lo que han leído.

Pero Harold Brown fue más allá. Electrocutaba caballos, terneros, todo le valía para echar por tierra las ideas deTesla…o mejor dicho, para asegurar la fortuna de Edison…y la suya.

Y llegó una de los momentos más negros en la historia de la ciencia. El 6 de agosto de 1890, Brown empleó una silla eléctrica, que hacía uso de un generador Westinghouseque había adquirido ilegalmente, para ejecutar al asesino William Kemmler. En un espectáculo terrible se necesitaron dos intentos para darle muerte. De esta forma Brownvolvía a presentar la corriente alterna como un peligro para la sociedad.

Aunque no se lo crean, aun hay más. En 1903 la “Guerra de las Corrientes” se cobró su última víctima; Topsy, una elefanta de mal carácter que había matado a dos cuidadores en Texas y a otro en Brooklyn cuando intentaba introducirle un cigarrillo en la boca…En pleno delirio Edison se mostró voluntario para sacrificar a Topsy empleando la corriente alterna.

Le dio a comer a la elefanta medio kilo de zanahorias cargadas de cianuro, le rodeó las patas de cobre y le sacudió una descarga de 6.6000 voltios. No se oyó ningún ruido. Topsy cayó sin pronunciar ni un lamento…y el “bueno” de Edison, para mostrar al mundo la efectividad de su método…lo rodó en un vídeo y se lo enseñó a todo el país.

Pero todos estos terribles ensayos para demostrar la inoperancia de las teorías de Teslafueron inútiles…la corriente alterna era muy superior a la continua en todos sus aspectos…y el combate tuvo un claro vencedor.

En 1893 se inauguraba la Feria Mundial de Chicago. Las empresas que quisieran hacerse cargo de la iluminación tenían que presentar sus propuestas. Se presentaron dos grandes candidatas: Westinghouse, con las tecnologías inventadas por Tesla, y General Electric, recién creada compañía que controlaba las patentes de Edison…no hubo color.

Cuando Westinghouse presentó un presupuesto por la mitad de lo que pedía General Electric la obra le fue adjudicada, y Tesla pudo exhibir sus generadores, dínamos y motores.

El 1 de Mayo de 1893, el presidente estadounidense Stephen Grover Clevelandencendió 100.000 bombillas alimentadas básicamente con corriente alterna.

General Electric admitió la derrota y en 1896 solicitó la licencia de la patentes de Westinghouse…sobran los comentarios….las ideas de Tesla habían triunfado…la “Guerra de las Corrientes” tenía un claro ganador.

Más tarde, cuando se trató de construir la central del Niágara, la guerra de las corrientes pareció recrudecer, pero el contrato volvió a ser para Westinghouse en cuanto una autoridad científica como Lord Kelvin optó por la tecnología de Tesla.

Según distintas fuentes, en 1912 hubo intención de otorgar conjuntamente, un Premio Nobel a Thomas Alva Edison, y a Nikola Tesla. Tesla se negó a ser asociado con Edison en el premio, y en vez de a ellos, el Nobel de Física fue concebido a un inventor sueco de menor medida.

A Tesla se le recuerda hoy en día por sus teorías de la investigación e ideas extravagantes. Tras vender sus patentes sobre la corriente alterna a Westinghouse y ayudar a la empresa a construir su infraestructura, Tesla se centró en investigar el extraño mundo de la electricidad de altas tensiones.

Llego a dominar tanto la nueva tecnología que logró pasar grandes corrientes por su cuerpo sin efectos secundarios dando lugar a efectos espectaculares que le granjearon la fama de “Mago de la electricidad”.

La desgracia de Tesla tuvo un último episodio. En los siguientes años de su trayectoria científica, el científico europeo se dedicó a investigar con las ondas de radio y las altas frecuencias… En esos años eran varios los investigadores que intentaban controlar esas ondas de radioque había descubierto Hertz, desde el ruso Alexander Popov hasta el italiano Guglielmo Marconi.

Fue este último quien en 1901 logró transmitir una señal a través del Canal de la Mancha utilizando para “su invento”17 patentes de Tesla…y en 1911 la Academia sueca le dio el Premio Nobel a… ¡¡Marconi!!.

A pesar de que en 1943 la corte suprema de los EEUU reconoció el descubrimiento a Tesla, Marconi pasa a la historia como el gran inventor de la radio…y con un Premio Nobel en su poder…

Debido a su personalidad excéntrica y a sus afirmaciones aparentemente increíbles y algunas veces inverosímiles, acerca del posible desarrollo de innovaciones científicas y tecnológicas,Tesla fue finalmente relegado al ostracismo y considerado un científico loco.

En 1943 Tesla murió empobrecido y hasta después de fallecer la polémica le persiguió. Su legado científico fue requisado por el gobierno estadounidense y muchos de sus papeles están clasificados como secretos…¡¡qué grande Nikola Tesla!!.

Una última reflexión personal. El aprovecharse del desconocimiento de la gente ante las nuevas tecnologías y, por tanto, de sus miedos y temores, para conseguir objetivos personales es un hecho que se repite constantemente a lo largo de la historia. Sin embargo, y como repetía noche tras noche el mítico periodista deportivo José María García…“El tiempo es el único juez insobornable que da y quita razones y, al final, pone a cada uno en su sitio”.”

  • …E aquí tes algunhas curiosidades sobre Nikola Tesla, extraídas dun artigo publicado pola fundación Telefónica con motivo da exposición celebrada en Madrid  “Nikola Tesla: suyo es el futuro”, de novembro 2014 a febreiro 2015.

“Algunas curiosidades sobre Tesla

A Nikola Tesla le robaron la luz y otros tantos inventos más, pero no pudieron arrebatarle un reconocimiento que llega tarde, pero llega. Al igual que muchos otros genios de la historia, Tesla era excéntrico, maniático y solitario. ¿Te apetece conocer algo más del peculiar inventor? Aquí tienes algunas curiosidades.

¿Sabías que…

Nació durante una tormenta eléctrica

Entre el 9 y 10 de octubre de julio de 1856 durante la medianoche, en Smiljan (Croacia) una tormenta feroz asoló la ciudad. En ese mismo momento, una mujer daba a luz. Cuenta la leyenda que la partera, al escuchar los relámpagos, vaticinó un mal presagio: “Este niño va a ser un hijo de la oscuridad”. A lo que la madre, vehemente respondió: “No, él será un hijo de la luz”. Así fue como Tesla vino al mundo.

Obsesión por el número tres

El genio croata tenía algo parecido a un trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) con el número tres. Sí. Se dice que necesitaba 18 servilletas (número divisible entre tres) para limpiar sus vasos y cubiertos, que se lavaba las manos tres veces seguidas e incluso rodeaba mosaicos, ladrillos y piedras sobre los que caminaba o edificios a los que tenía que entrar hasta un total de tres veces antes de hacerlo. Además, murió tres días antes de celebrar su 87 cumpleaños y pasó su última década alojado en el Hotel New Yorker, en concreto en la habitación 3327 (de nuevo divisible entre tres), en la planta 33.

© Museo de Nikola Tesla, Belgrado, Serbia. Mark Twain y Joseph Jefferson en el laboratorio de Tesla en 35 South Fifth Avenue, Nueva York, 1894

Celibato

Si el sexo entorpece la actividad científica, Tesla se lo tomó muy en serio. Decidió llevar una vida de castidad para entregarse a sus inventos. A pesar de ello, las mujeres caían rendidas a sus pies debido a su brillantez y fama. El genio de la luz llegó a cuestionarse al final de su vida si sacrificó demasiado por su completa entrega a la ciencia y su renuncia al amor.

Cariño por las palomas

No compartió su vida con ninguna mujer, pero desarrolló un peculiar afecto por las palomas. Les daba de comer, localizaba a las que estuvieran enfermas y las llevaba a la suite de su hotel para curarlas. Llegó a obsesionarse por una de ellas, asegurando que “le daba razones para vivir”.

Hiperpolígota

Se considera hiperpolíglota a aquella persona capaz de hablar seis idiomas con fluidez. En el caso de Tesla eran un total de ocho, con los que se desenvolvía con facilidad: serbio-croata, checo, inglés, francés, alemán, húngaro, italiano y latín.

Odio hacia las perlas y los objetos redondos

Tesla despreció las joyas, nunca tuvo ninguna, las veía como una carga más que un elemento de valor. No soportaba las perlas en concreto, hasta tal punto que se negaba a hablar con mujeres que las llevasen. Esta aversión se extendió hasta tal punto que empezó a odiar objetos redondos en general.

Una descarga cruza lateralmente desde el centro de la bobina a otra bobina en un soporte vertical. Tesla está sentado en su silla. Colorado Springs, 1899. © Museo de Nikola Tesla, Belgrado, Serbia

Era coqueto

Le gustaba llevar guantes blancos para la cena de cada noche. Además, cuando le fotografiaban, se tomaba un buen rato para conseguir exhibir su mejor perfil.

Memoria fotográfica

Tesla era capaz de memorizar los libros y las imágenes para sus invenciones sin registrarlas de manera material. Visualizaba los inventos pieza a pieza en su cabeza y, al probarlos, solían funcionar a la primera.

Creía en la eugenesia

La eugenesia consiste en la aplicación de las leyes biológicas de la herencia al perfeccionamiento de la especia humana. Al parecer, nuestro genial inventor consideraba que algunas personas no eran adecuadas para tener descendencia, siendo necesario evitar la reproducción de los no aptos.

Pánico a los gérmenes

Tenía hábitos de higiene excesiva, consecuencia probable de su dura convalecencia por cólera durante su adolescencia”.