Relatividade en cómic

Nesta ligazon tedes unha explicación sobre a Explicación de Einstein á deformación espazo-tempo.

comic-image_relatividad

Advertisements

“A guerra das correntes: Edison frente a Tesla”

Aquí tedes a interesante historia do descubrimento da corrente alterna no referente ás relacións profesionais entre Edison (introdutor da corrente continua nas rúas e casas) e Tesla (inventor da corrente alterna). Neste vídeo: “Nikola Tesla: la utopía eléctrica”, emitido no programa de rtve “La aventura del saber” desenvólvese  tamén este tema.

Estoutro vídeo tamén ilustra o conflito entre Edison e Tesla:

O “Teslablog” foi galardoado cunha mención de Honor na categoría de Traballos de divulgación científica no certame Ciencia en Acción 2013. Nel preténdese comunicar todo legado deste inxenioso científico e inventor.

A seguinte entrada pertence ao estupendo blog de divulgación Scientia:

La Guerra de las Corrientes:  Edison frente a Tesla

Electrocuciones de elefantes, caballos, perros e incluso de personas. Todo valía en la denominada “Guerra de la Corrientes”.

Hoy presentamos en Scientia una de las luchas más feroces que han ocurrido en la historia de la ciencia: Edison contra Tesla…la era de la energía eléctrica.

Cuando se nos habla de electricidad a todos se nos viene a la cabeza el nombre de Edison y prácticamente a nadie el de Tesla…pues atentos a lo que vamos a contar en el primer capítulo de la serie “El lado oscuro de la Ciencia”.

La introducción de la electricidad para el uso doméstico fue llevada a cabo a principios de la década de 1880 por el famoso inventor y empresario Thomas Alva Edison. Mediante pequeñas centrales eléctricas iluminaba calles y hogares de pequeñas zonas de Nueva York. Sin embargo, la gran fortuna que Edison generó mediante el uso de la corriente continua empezó a tambalearse en 1888 cuando comenzó a desarrollarse una tecnología muy superior basada en la corriente alterna.

Edison no se quedó con los brazos cruzados y lanzó una de las campañas más violentas que se recuerdan para desprestigiar a su rival, el serbio Nikola Tesla.

Curiosamente, este inventor serbio, un tipo excéntrico donde los haya, llegó a Estados Unidos en 1884 con 28 años después de trabajar en compañías eléctricas y telefónicas europeas para trabajar junto a Edison.

Tesla llegaba con una carta de recomendación del gran inventor Chales Batchelor que decía:“Querido Edison: conozco a dos grandes hombres y usted es uno de ellos. El otro es este joven”…y esto a Edison ya empezó a no gustarle.

Sus ideas eran brillantes pero necesitaba el apoyo de Edison para llevar a cabo el desarrollo de la corriente alterna. Edison vio claramente el futuro de esta nueva tecnología pero había invertido tanto dinero en el desarrollo de lacorriente continua que se negaba a darle la razón aTesla.

Después de casi un año en el que Teslaproporcionó patentes a Edison, este último decide no pagarle los 50.000 dólares prometidos al principio alegando que se trataba de una broma y diciéndole, literalmente: “Cuando llegues a ser un norteamericano cabal, estarás en condiciones de apreciar una buena broma yanqui”…Es más, también se negó a subirle el sueldo a 25 dólares semana …y despertó a la fiera balcánica.

Tesla continuó con sus revolucionarias ideas para desarrollar la corriente alterna que le permitían no solo transmitir la electricidad a tensiones muy elevadas y a mayor distancia, sino con una eficacia muy superior y empleando hilos más finos que los que usaba Edison con su corriente continua. Además, al tender cables más finos se necesitaba menos cobre y menos estaciones por lo que la corriente alterna era mucho más económica.

Rápidamente Tesla vendió sus patentes al inventor y empresario George Westinghouse, que comenzó a vender la corriente alterna de forma tan agresiva que el “bueno” de Edison vio como su imperio se desmoronaba inició el contraataque…y de qué forma.

La peligrosa instalación de algunas líneas llevó a que ocurrieran algunos desgraciados accidentes. Esto lo aprovechó Edison que, con un gran dominio de las técnicas de marketing y manipulación, confundió a la opinión pública que desconocía los principios fundamentales de la “nueva electricidad”. Titulares periodísticos como “Nuevo cadáver en los cables” alarmaron a la población…y apareció el cuarto implicado en esta historia.

Harold Brown, antiguo trabajador de Edison, puso en marcha un horripilante programa de experimentos y demostraciones para apoyar la corriente continua de Edison y desprestigiar las ideas de Tesla…atentos.

En primer lugar electrocutó a diversos perros con corriente continua demostrando que sobrevivían a tal disparate…y luego hizo lo mismo con corriente alterna…hasta matarlos.

Como el susodicho no estaba contento con los resultados obtenidos dio un siguiente paso. Torturó un perro de Terranova con leves chispazos de corriente continua y luego lo remató con corriente alterna…sí, lo que han leído.

Pero Harold Brown fue más allá. Electrocutaba caballos, terneros, todo le valía para echar por tierra las ideas deTesla…o mejor dicho, para asegurar la fortuna de Edison…y la suya.

Y llegó una de los momentos más negros en la historia de la ciencia. El 6 de agosto de 1890, Brown empleó una silla eléctrica, que hacía uso de un generador Westinghouseque había adquirido ilegalmente, para ejecutar al asesino William Kemmler. En un espectáculo terrible se necesitaron dos intentos para darle muerte. De esta forma Brownvolvía a presentar la corriente alterna como un peligro para la sociedad.

Aunque no se lo crean, aun hay más. En 1903 la “Guerra de las Corrientes” se cobró su última víctima; Topsy, una elefanta de mal carácter que había matado a dos cuidadores en Texas y a otro en Brooklyn cuando intentaba introducirle un cigarrillo en la boca…En pleno delirio Edison se mostró voluntario para sacrificar a Topsy empleando la corriente alterna.

Le dio a comer a la elefanta medio kilo de zanahorias cargadas de cianuro, le rodeó las patas de cobre y le sacudió una descarga de 6.6000 voltios. No se oyó ningún ruido. Topsy cayó sin pronunciar ni un lamento…y el “bueno” de Edison, para mostrar al mundo la efectividad de su método…lo rodó en un vídeo y se lo enseñó a todo el país.

Pero todos estos terribles ensayos para demostrar la inoperancia de las teorías de Teslafueron inútiles…la corriente alterna era muy superior a la continua en todos sus aspectos…y el combate tuvo un claro vencedor.

En 1893 se inauguraba la Feria Mundial de Chicago. Las empresas que quisieran hacerse cargo de la iluminación tenían que presentar sus propuestas. Se presentaron dos grandes candidatas: Westinghouse, con las tecnologías inventadas por Tesla, y General Electric, recién creada compañía que controlaba las patentes de Edison…no hubo color.

Cuando Westinghouse presentó un presupuesto por la mitad de lo que pedía General Electric la obra le fue adjudicada, y Tesla pudo exhibir sus generadores, dínamos y motores.

El 1 de Mayo de 1893, el presidente estadounidense Stephen Grover Clevelandencendió 100.000 bombillas alimentadas básicamente con corriente alterna.

General Electric admitió la derrota y en 1896 solicitó la licencia de la patentes de Westinghouse…sobran los comentarios….las ideas de Tesla habían triunfado…la “Guerra de las Corrientes” tenía un claro ganador.

Más tarde, cuando se trató de construir la central del Niágara, la guerra de las corrientes pareció recrudecer, pero el contrato volvió a ser para Westinghouse en cuanto una autoridad científica como Lord Kelvin optó por la tecnología de Tesla.

Según distintas fuentes, en 1912 hubo intención de otorgar conjuntamente, un Premio Nobel a Thomas Alva Edison, y a Nikola Tesla. Tesla se negó a ser asociado con Edison en el premio, y en vez de a ellos, el Nobel de Física fue concebido a un inventor sueco de menor medida.

A Tesla se le recuerda hoy en día por sus teorías de la investigación e ideas extravagantes. Tras vender sus patentes sobre la corriente alterna a Westinghouse y ayudar a la empresa a construir su infraestructura, Tesla se centró en investigar el extraño mundo de la electricidad de altas tensiones.

Llego a dominar tanto la nueva tecnología que logró pasar grandes corrientes por su cuerpo sin efectos secundarios dando lugar a efectos espectaculares que le granjearon la fama de “Mago de la electricidad”.

La desgracia de Tesla tuvo un último episodio. En los siguientes años de su trayectoria científica, el científico europeo se dedicó a investigar con las ondas de radio y las altas frecuencias… En esos años eran varios los investigadores que intentaban controlar esas ondas de radioque había descubierto Hertz, desde el ruso Alexander Popov hasta el italiano Guglielmo Marconi.

Fue este último quien en 1901 logró transmitir una señal a través del Canal de la Mancha utilizando para “su invento”17 patentes de Tesla…y en 1911 la Academia sueca le dio el Premio Nobel a… ¡¡Marconi!!.

A pesar de que en 1943 la corte suprema de los EEUU reconoció el descubrimiento a Tesla, Marconi pasa a la historia como el gran inventor de la radio…y con un Premio Nobel en su poder…

Debido a su personalidad excéntrica y a sus afirmaciones aparentemente increíbles y algunas veces inverosímiles, acerca del posible desarrollo de innovaciones científicas y tecnológicas,Tesla fue finalmente relegado al ostracismo y considerado un científico loco.

En 1943 Tesla murió empobrecido y hasta después de fallecer la polémica le persiguió. Su legado científico fue requisado por el gobierno estadounidense y muchos de sus papeles están clasificados como secretos…¡¡qué grande Nikola Tesla!!.

Una última reflexión personal. El aprovecharse del desconocimiento de la gente ante las nuevas tecnologías y, por tanto, de sus miedos y temores, para conseguir objetivos personales es un hecho que se repite constantemente a lo largo de la historia. Sin embargo, y como repetía noche tras noche el mítico periodista deportivo José María García…“El tiempo es el único juez insobornable que da y quita razones y, al final, pone a cada uno en su sitio”.”

  • …E aquí tes algunhas curiosidades sobre Nikola Tesla, extraídas dun artigo publicado pola fundación Telefónica con motivo da exposición celebrada en Madrid  “Nikola Tesla: suyo es el futuro”, de novembro 2014 a febreiro 2015.

“Algunas curiosidades sobre Tesla

A Nikola Tesla le robaron la luz y otros tantos inventos más, pero no pudieron arrebatarle un reconocimiento que llega tarde, pero llega. Al igual que muchos otros genios de la historia, Tesla era excéntrico, maniático y solitario. ¿Te apetece conocer algo más del peculiar inventor? Aquí tienes algunas curiosidades.

¿Sabías que…

Nació durante una tormenta eléctrica

Entre el 9 y 10 de octubre de julio de 1856 durante la medianoche, en Smiljan (Croacia) una tormenta feroz asoló la ciudad. En ese mismo momento, una mujer daba a luz. Cuenta la leyenda que la partera, al escuchar los relámpagos, vaticinó un mal presagio: “Este niño va a ser un hijo de la oscuridad”. A lo que la madre, vehemente respondió: “No, él será un hijo de la luz”. Así fue como Tesla vino al mundo.

Obsesión por el número tres

El genio croata tenía algo parecido a un trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) con el número tres. Sí. Se dice que necesitaba 18 servilletas (número divisible entre tres) para limpiar sus vasos y cubiertos, que se lavaba las manos tres veces seguidas e incluso rodeaba mosaicos, ladrillos y piedras sobre los que caminaba o edificios a los que tenía que entrar hasta un total de tres veces antes de hacerlo. Además, murió tres días antes de celebrar su 87 cumpleaños y pasó su última década alojado en el Hotel New Yorker, en concreto en la habitación 3327 (de nuevo divisible entre tres), en la planta 33.

© Museo de Nikola Tesla, Belgrado, Serbia. Mark Twain y Joseph Jefferson en el laboratorio de Tesla en 35 South Fifth Avenue, Nueva York, 1894

Celibato

Si el sexo entorpece la actividad científica, Tesla se lo tomó muy en serio. Decidió llevar una vida de castidad para entregarse a sus inventos. A pesar de ello, las mujeres caían rendidas a sus pies debido a su brillantez y fama. El genio de la luz llegó a cuestionarse al final de su vida si sacrificó demasiado por su completa entrega a la ciencia y su renuncia al amor.

Cariño por las palomas

No compartió su vida con ninguna mujer, pero desarrolló un peculiar afecto por las palomas. Les daba de comer, localizaba a las que estuvieran enfermas y las llevaba a la suite de su hotel para curarlas. Llegó a obsesionarse por una de ellas, asegurando que “le daba razones para vivir”.

Hiperpolígota

Se considera hiperpolíglota a aquella persona capaz de hablar seis idiomas con fluidez. En el caso de Tesla eran un total de ocho, con los que se desenvolvía con facilidad: serbio-croata, checo, inglés, francés, alemán, húngaro, italiano y latín.

Odio hacia las perlas y los objetos redondos

Tesla despreció las joyas, nunca tuvo ninguna, las veía como una carga más que un elemento de valor. No soportaba las perlas en concreto, hasta tal punto que se negaba a hablar con mujeres que las llevasen. Esta aversión se extendió hasta tal punto que empezó a odiar objetos redondos en general.

Una descarga cruza lateralmente desde el centro de la bobina a otra bobina en un soporte vertical. Tesla está sentado en su silla. Colorado Springs, 1899. © Museo de Nikola Tesla, Belgrado, Serbia

Era coqueto

Le gustaba llevar guantes blancos para la cena de cada noche. Además, cuando le fotografiaban, se tomaba un buen rato para conseguir exhibir su mejor perfil.

Memoria fotográfica

Tesla era capaz de memorizar los libros y las imágenes para sus invenciones sin registrarlas de manera material. Visualizaba los inventos pieza a pieza en su cabeza y, al probarlos, solían funcionar a la primera.

Creía en la eugenesia

La eugenesia consiste en la aplicación de las leyes biológicas de la herencia al perfeccionamiento de la especia humana. Al parecer, nuestro genial inventor consideraba que algunas personas no eran adecuadas para tener descendencia, siendo necesario evitar la reproducción de los no aptos.

Pánico a los gérmenes

Tenía hábitos de higiene excesiva, consecuencia probable de su dura convalecencia por cólera durante su adolescencia”.